Pulseras Rojas

Lo que no te han contado del capítulo 11 de “Pulseras Rojas”


No siempre tenemos la oportunidad de conocer de primera mano qué quería transmitir el creador de una serie, por qué aborda el capítulo de una determinada manera, en qué se ha basado… Pero, con Albert Espinosa, sí.

Albert Espinosa: “Ayudaré a Spielberg en la versión americana de Pulseras Rojas” http://bit.ly/OJr3u4

Rescatamos las impresiones y comentarios que el propio creador de la serie, Albert Espinosa, hacía en su blog cuando se emitió el capítulo por primera vez.

Me encanta la frase “Después de la calma llega la tempestad, y después de la tempestad llega la calma”. Este capítulo 11 está entre el 9/10 y el 12/13. El 9 y el 10 fueron dos capítulos donde pasaban muchas cosas y el 12 y 13 son dos episodios donde pasarán todavía muchas más. Así que, como guionista, a la hora de escribir este capítulo tenía muy claro que debía personificar la calma entre dos tempestades.

Para mí este capítulo es muy importante, pero que haya calma no quiere decir que no pasen cosas. Este episodio habla sobre “Los pequeños y los grandes problemas”. Y es que en el hospital, cuando llevas tiempo ingresado, te debates entre hacer frente a los grandes problemas, a las grandes enfermedades contra las que estás luchando y hacer caso a tu corazón, tu alma, tu día a día, y encarar los pequeños problemas cotidianos diarios… Y es que las preocupaciones del día a día fuera de un hospital también existen dentro. El amor, el sexo, el miedo, la amistad, la familia… Todo lo que envuelve estos temas no desaparece por el solo hecho de estar enfermo.

Y para mí de esto va el capítulo. De los grandes y los pequeños problemas. Y es que cuando estás en un hospital, a veces tienes la sensación de que no saldrás adelante, (y muchas otras veces sí que tienes la sensación de que vivirás). Pero cuando piensas que no, al final acabas luchando todavía más para conseguir salir. Pero por si acaso, deseas luchar en solitario. Decides no enamorarte, decides no tener novia, decides que no quieres que nadie te pueda perder…

Y esto es lo que siente Lleó. Quiere esperar a curarse para enamorarse de la chica adecuada, entregarse a aquella persona especial cuando esté al cien por cien, cuando ya esté curado, cuando sepa que no le perderán ni que él perderá a esa persona…

Y no sólo Lleó. En este capítulo muchos personajes se debaten entre pensar en sus sentimientos, en lo que eran antes de entrar al hospital y lo que son ahora. El neurólogo olvida que también era médico, es como si ahora solo fuese un paciente. Y los pacientes a veces olvidan que el amor también les toca en el hospital.

Así que este es un capítulo que habla de toda clase de amores; y es que te puedes enamorar de muchas cosas en esta vida. Una mujer, un hombre, una canción, incluso te puedes enamorar de una risa o de la posibilidad de donar un riñón que te obligará a pasar más días en un hospital… El abuelo de Roc estaba enamorado de los villancicos y creía que el mundo era mejor si los cantabas. Roger está enamorado de Lleó y tampoco sabe si puede explicarle sus sentimientos porque está recluido en una silla de ruedas. Cristina quiere a Lleó y a Jordi y también piensa que no es el momento de decidirse. Jordi se debate entre la amistad y el amor, comienza a sospechar pero no quiere perder a su amigo ni a su novia. Y Lleó duda sobre si sentir o no sentir algo por Cristina…

Y es que como dice Benito, en una de las nuevas muestras de actuación de este genio de la interpretación que es Andreu Benito: “Lleó, ¿tienes miedo de un problema pequeño cuando cada día te enfrentas a uno grande?”

Y es que esta serie habla de niños y adolescentes con enfermedades graves, pero siempre pesa más la palabra niño y adolescente que la enfermedad.

La mejor secuencia: Me gusta mucho el Sr. Benito hablando con Lleó, y Lleó y Cris en el ascensor, el mismo ascensor donde se hizo amigo de Ignasi. Y también me gusta la madre de Roc cogiendo el pie a su hijo y viendo como este le canta el villancico.

La mejor frase: Dicha por el Sr. Benito “¿Tienes miedo de un problema pequeño cuando cada día te enfrentas a uno grande?”.

Las fotos que os adjunto hoy retratan algunos momentos de descanso durante el rodaje, momentos de calma… El 12 y el 13 ya os aviso que son capítulos de tempestad. ¡Nos vemos la semana que viene!

Comenta y reacciona más abajo, ¡queremos saber qué te ha parecido!