Pulseras Rojas

Lo que no te han contado del capítulo 9 de “Pulseras Rojas”


Este es, sin duda, uno de los episodios más emotivos de la serie. Rescatamos las impresiones que el propio creador de la serie, Albert Espinosa, hacía en su blog cuando se emitió el capítulo por primera vez.

Este es un episodio que habla sobre la vida y la muerte. Sé que es un capítulo duro, pero muchas veces en el hospital morían amigos, gente a la que querías con pasión… Y como yo deseaba que cada parte de esta serie destilase realidad, también debía contener esta fase de mi vida en el hospital.

De hecho los capítulos 9 y el 10 componen un pack, no entenderéis bien qué significa la muerte de Ignasi, hacia dónde va su vida, hasta que visionéis el capítulo 10.

Para mí este episodio habla, sobre todo, de la vida a través de otra muerte…

La muerte de la madre de Lleó, recordarla en este capítulo, justo cuando 15 años antes ella había dado a luz una vida tan increíble como la de Lleó. La manera en la que Lleó afronta la muerte de su madre, la búsqueda de aquel regalo, de aquel acto de cariño en  vida… La ganancia que hay en la pérdida, la pérdida que hay en la ganancia…

Para mí es un capítulo que habla de dos muertes, de dos pérdidas… Una que pasó hace 6 meses (la de la madre), otra que estamos viviendo en directo (la de Ignasi).

Sé que duele la muerte de Ignasi y os preguntaréis qué sentido tiene… Pues la verdad es que eso te lo preguntas siempre, no solo en una muerte televisiva… Siempre que una muerte te invade, te toca, la sientes… Siempre te haces esa pregunta: ¿Por qué? ¿Por qué?

Perdí grandes amigos en el hospital cuando era pequeño. Perdí uno que se llamaba Ignasi… El Ignasi que conocí era mucho más listo que yo… Era todo un líder, con una fuerza poderosa, risueño y con una personalidad absolutamente increíble…

Al perderlo, perdí  a uno de mis grandes amigos…. Pero nunca he tenido la sensación de que muriese, él vive dentro de mí, vive dentro de toda la gente que le conocimos… Y para mí es igual de superviviente que los que continuamos viviendo. Siempre he creído que cuando un amigo moría en el hospital era para poder distraer a la muerte. Para que dos o tres chicos pudiésemos curarnos. Un sacrificio vital de unos valientes.

Y el Ignasi de la ficción es uno de esos valientes, una de estas personas que ha distraído a la muerte para quizás conseguir así que dos o trespulseras puedan seguir viviendo.

No sé si comentar mucho más de este capítulo. La trama principal es tan potente que hablar del vampiro, del regalo de Lleó, de la serenidad de Roc, de la fiesta de súper héroes, no tiene mucho sentido en este blog.

Ayer por la noche, como siempre hago, volví a ver el capítulo un día antes de que se emitiese para poder hacer el blog. Al ver el capítulo volví a llorar. El instante en que Roc le dice a Ignasi que se está muriendo me recuerda algunos momentos de mi infancia, me recuerda a la lucha por continuar viviendo. Me recuerda que ser un pulsera es luchar.

Los pulseras todavía no saben lo que le ha pasado a Ignasi. En el capítulo 10 lo sabrán. Su reacción, su negación, su dolor será parecido al que estáis sintiendo hoy todos vosotros…

No os enfadéis por la muerte de Ignasi, no estéis tristes, faltan cuatro capítulos. Entenderéis como esta muerte dará vida, confiad en esta serie, confiad en lo que es ser un pulsera.

La mejor secuencia: La conversación entre Roc e Ignasi. Sólo un valiente como Ignasi acepta su destino con tanta fuerza.

La mejor frase: Para mí la dijo Mikel, el actor que hace de Ignasi, el día que leyó el capítulo 9. Recuerdo que me llamó al móvil y me preguntó: “¿De verdad me muero?” Fue duro decirle que sí. Fue emocionante y fue una conversación mágica. Le dije que leyese la última parte de El Mundo Amarillo: “El final amarillo”. Es todo un capítulo que habla de la muerte, del sentido, de la lucha. Si podéis leerlo, entenderéis más este episodio. Él lo leyó y creo que se sintió mejor.

Y quiero acabar este blog agradeciendo todo su trabajo al actor que interpreta a Ignasi,  Mikel Iglesias,  por toda la fuerza con la que ha impregnado al personaje. El cariño que ha puesto en cada secuencia, en cada frase… Y toda la felicidad que nos ha dado en este rodaje.

Y es por esto que las imágenes que ocupan el blog son las de su último día de rodaje. No sé si sabéis que cuando un actor termina un rodaje, todo el equipo le aplaude, todos le agradecen su entrega. Creo que las fotos hablan por si solas.

Fuente