Mejores frases » Frases capítulo 2×05

Tengo que ser valiente y tú también. (Benito)

Tengo que contarte algo muy importante para mí, lo tengo guardado en mi interior… (Benito)

Si queréis ser un grupo indestructible, tenéis que tener un símbolo que os identifique y tener claro que papel juega cada uno de vosotros. (Madre de Benito)

Si formáis un grupo así, durará para siempre, para SIEMPRE. (Madre de Benito)

Aquella bofetada marcó un antes y un después. (Benito)

Dice que si lo veo sufrir que decida por él, que no lo deje seguir así… (Lleó)

Tal vez, cuando tú tengas su edad y le expliques nuestra historia a alguien, ese alguien tampoco te entenderá. La gente cambia. (Toni)

Me ha gritado mucha gente en mi vida, la verdad es que es normal que me hayas gritado. Estabas nervioso. (Jordi)

A nadie le gusta ver cómo muere el de al lado.(Benito)

Que la gente no se muere, que cuando se va es porque ha descubierto la verdad. su verdad. (Madre de Benito)

Morir es como cambiar de casa o mudarse. Morir son muchas cosas a la vez. Para los niños, el primer fin del mundo. Para los muebles; escaleras, golpes, cargas y descargas. Para las paredes cuadrados claros en forma de cuadros descolgados. (Madre de Benito)

Lo dices tan convencido que dudo si lo crees o realmente lo sabes. (Madre de Benito)

Para mí, tu muerte, serán menos palabras y más gritos. (Hermano de Benito)

Para mí será sentirme más sola entre tanto hombre. (Hermana de Benito)

Para mí será dejar de estar tanto tiempo en la cama.(Hermano de Benito)

Será una mierda para todos, dejemos esto. No sé que será tu muerte para mí ni quiero saberlo. No es un tema para escribir un poema. Tú eres mi madre. (Benito)

Escuchar muchas veces lo siento, es una lástima, te acompaño en el sentimiento… de gente que no te ha venido ni a ver. Un montón de palabras que no querría escuchar nunca. (Benito)

¿Qué valía más: seis horas solas en una cama o 20 minutos con mis hijos? Ha sido fácil elegir. (Madre de Benito)

Nunca había visto llorar a mi padre, pero no me daba lástima. Le odiaba porque no había respetado el último deseo de mi madre.  (Benito)

Ella siempre decía que creía más en los hombres que en los dioses y que, una vez muerta, no quería pudrirse en un cementerio. Quería que sus cenizas volasen por el lugar donde había sido tan feliz. El faro donde pasó su infancia. (Benito)

Y yo decidí que mi sitio estaba lejos de ese hombre. (Benito)

El odio por una persona puede más que el amor inmenso que te haya podido dar otra. (Benito)

Odiaba a mi padre, pero sobre todo, me odiaba a mí mismo. (Benito)

Tu madre se parecía un poco a la mía, cosas del destino. (Benito)

Me das pena Benito. Tanto tiempo aguantando una mentira así, es un peso muy grande para la conciencia. (Salva)

Cada familia tiene los cobardes que se puede permitir. Tú eres nuestro cobarde. (Salva)

No dijiste nada más.  No hacía falta que dijeras nada más. Cuando se teme por la vida de una madre, las lágrimas tienen un olor muy diferente, fácilmente reconocible. (Benito)

Y, sin darme cuenta, aquel abrazo me unió a ti para siempre. Me dio la increíble oportunidad de cumplir la promesa que le hice a mi madre y no cumplí. A veces, el universo te permite corregir tus errores. (Benito)

Intenté cuidarte siempre que tu madre no podía, dedicarte todo el tiempo que ella ya no te podía dedicar y darte los consejos que ella ya no te podía dar. (Benito)

El día que formasteis el grupo fue uno de los días más felices de mi vida. Sentía que la herencia de mi madre volvía a estar viva y que, de alguna, forma velaba por mis hermanos. (Benito)

Gracias por todos estos años. A veces, olvido todo lo que has hecho por mí. (Lleó)

No sé porqué lo hice, pero necesitaba tener un trocito de ella. La quería tanto. Nunca tuve el coraje de decir la verdad a mis hermanos. Nunca. A veces, la vida se complica por un error y ya no lo sabes corregir nunca más. Nunca más hasta el final de tu vida. (Benito)

Eres el hijo que nunca tuve. Eres la persona más inteligente y valiente que he conocido. (Benito)

Por eso te pido una última cosa, no hagas como yo. Cree en el grupo. Vuelve a unir a los pulseras. (Benito)

No es triste morir, lo que es triste es no vivir intensamente. No lo olvides. (Benito)

Mi madre tenía razón. He encontrado una verdad. Mi verdad. Te quiero Lleó. (Benito)