Mejores frases » Todas las frases (primera temporada)

CAPÍTULOS 1 Y 2

Había una vez, un hospital que no tenía playa, ni campo de fútbol, ni patio de colegio, ni fiestas de cumpleaños… (Roc)

Aunque hacia dos años que estaba allí, no tenía amigos. Pero no perdía la esperanza. Todas las mañanas, cuando salía el sol, imaginaba, con todas mis fuerzas, que ingresaría un niño. Un niño que lo cambiaría todo. (Roc)

En aquel hospital, todo iba a otro ritmo. Costaba acostumbrarse a aquella vida. (Roc)

Tú te lo pierdes, está que te cagas. (Lleó)

Mi madre era como hippie. (Gavina)
No era como hippie, era hippie. (Lleó)

Me tienen que cortar la pierna. Tengo un tumor en la tibia. Me encantan estos silencios, nadie sabe qué decir ¿Verdad? (Jordi)

Este silencio no es nada comparable a cuando ven que te falta una pierna. (Lleó)

Mucha gente piensa que, cuando estás aquí, todo se detiene, pero yo creo que aquí puedes encontrar una buena razón para vivir. (Roc)

¿No se coge a un mentiroso antes que a un cojo? pues conmigo siempre está la duda. (Lleó)

No le hagáis caso a Lleó. Le encanta destacar. (Gavina)

Putos móviles, han acabado con las buenas mentiras. (Lleó)

Veo que mami manda… (Lleó)

En todos los grupos siempre hay seis tipos de personas: el líder, el guapo, el listo, el imprescindible, el segundo líder (que podría ser líder si no hubiera líder), y la chica (Benito)

A veces pienso que no soy el único que está en coma. Hay mucha gente en este hospital que no sabe cómo hablar, ni cómo querer. (Roc)

Pues a partir de ahora, doctor Josep, quiero que me llames “usuario” Lleó. 

Yo, a mi pierna, le hice una fiesta de despedida. Me lo dijo un médico y pensé: ¿Por qué no? Se lo merecía. (Lleó)

Y muy cerca de aquí, las vidas de todos giran como si nadie estuviera enfermo… (Roc)

Nunca sabes cuando te puedes poner enfermo (Roc)

Aunque seas el chico más cabrón del cole, da pena que te pongas malo. (Roc)

¿Quieres que llame a rehabilitación, cojo mentiroso? (Sonia)

Y lo tuyo ¿Duele? Estar tan delgada digo… (Lleó)

Ya me habían dicho que los cojos teníais mala leche. (Cristina)

Sonará más pretencioso, pero yo, yo era el guapo. (Benito)

Ignasi: Tiene que ser una mierda no tener pierna ¿no?
LLeó: Tiene que ser una mierda no tener cerebro.

En el hospital, los niños pueden estar calvos, delgados, tener los huesos reventados, el corazón fastidiado o llevar siempre pijama, pero no por eso dejamos de ser niños con ganas de divertirnos. (Roc)

Ese chico olía fútbol y me gustaba. Me encanta el fútbol. (Roc)

Hoy Jordi perderá una pierna, pero acaba de ganar dos amigos y eso aquí… es media vida. (Roc)

Se necesitan muchas manos para cortar una pierna. (Roc)

Cuántas veces un silencio tiene más fuerza que diez mil palabras… (Roc)

Mi madre tiene razón, yo sé todo lo que pasa en este hospital. Los problemas de los nuevos que llegan y los que, como yo, ya son veteranos.(Roc)

Tío ¿Por qué no? Yo siempre digo que aquí no me moriré de cáncer, sino de aburrimiento. (Lleó)

Te sientes como un secundario cuando, en realidad, eres el auténtico protagonista. (Roc)

A veces echo de menos jugar. Me gusta oír el sonido de los juegos, y no solo del que proviene del juego, sino del que proviene de la gente que juega. (Roc)

Me encantaría despertarme para decirte que no te sientas culpable y, menos, por lo de aquel día. No fue por tu culpa. (Roc)

No quiero ser el primer tío con quien va a probarse piernas ortopédicas. Ya se estrenará con otro en eso. (Lleó)

En esos limbos extraños, acabo conectando con ellos. De alguna manera, vienen a mí. (Roc)

¿Crees que puedes decidir quién es tu amigo y quién no? Eres un mierda, eso es lo que eres (Madre de Roc)

Me sentí bien, sabía que aquello era duro par a mi madre pero que le daría un año más de fuerza para luchar conmigo. (Roc)

Aquél día fue un día de pérdidas y de ganancias. Pérdidas de chicos que creían tener muchos amigos y quizá no tenían ninguno. (Roc)

Pérdidas de gente que no pueden tener la pierna de su sueños. (Roc)

 Y finalmente pérdidas tan recientes que todavía no encuentras la ganancia. (Roc)

CAPÍTULOS 3 Y 4

Mi último intento de  formar parte de un grupo, me había llevado de un salto al hospital. Y es que… no es fácil hacer un grupo. (Roc)

Me gusta mucho el hospital porque el día empieza muy pronto. Nunca tienes la sensación de perder el tiempo, al revés, el día se te escapa. El único inconveniente es que los problemas también llegan muy pronto. (Roc)

¿Seguro que no necesitáis a nadie más para vuestro staff? Tipo el ayudante del líder, o el ayudante del ayudante del colíder… (Gavina)

Ser compañero de habitación es como conseguir un nuevo hermano. Esa relación es extraña de explicar pero, cuando la vives, se convierte en algo único. (Roc)

No sé si, alguna vez, habéis notado que hay personas que se comunican con vosotros de una forma diferente. Como si fueran un alma gemela de espíritu. (Roc)

Hacía tiempo que no hablaba con nadie. Me sentí muy bien al volver a comunicarme con alguien vivo. Me di cuenta de que lo echaba de menos. (Roc)

No es que no comas. Lo que tienes que intentar es que ella coma también. (Carol, hermana de Cris)

Y ¿Qué es “Ser pulsera”? yo pensaba que eran amigos que se ayudaban… (Cris)

Dame tiempo, pregúntame si quieres, pero no me juzgues. (Cristina)

Y es que, cada zona del hospital, acaba significando algo. Es como si la bautizaras. Zonas donde comenzaste a conocer a una persona y que siempre olerán de aquella forma y tendrán aquella textura. (Roc)

Zonas donde  encontraste a un amigo que no te esperabas. El sitio pasa de ser un sitio cerrado a tener siempre un olor de confianza y amistad. (Roc)

Los hospitales acaban teniendo olores de muchas historias. Por eso, yo siempre respiro profundamente, para que me lleguen todas. (Roc)

Lo más importante es no sentirse solo. En el hospital el camino es largo pero, a veces, si no estás solo, te parece mucho más corto.(Roc)

A mí el cáncer no me parece un enemigo, pero esta mierda que me cura sí me lo parece… (LLeó)

¿Y cómo se pega sin maldad? (Toni)

Es duro llegar al hospital cuando estás mal, pero aún es más duro tener que irte cuando estás bien (Roc) 

Lleó es LLeó (Gavina)

Es extraño que te haga daño algo que ya no está (Jordi)

Si no comes, eres extraña. Sin embargo, si no amas, si no hablas, si estás triste, si no duermes, nadie se preocupa tanto. (Cristina)

En el hospital acabas conociendo personas que se acaban convirtiendo en tus hermanos de hospital(Roc)

¿Qué sería de Gavina sin Lleó? (Toni)

¿No te gustaría apadrinar a un cojo? (Lleó)

¿Por qué no? Aquí las habitaciones son super tristes. Todo es muy triste. Hace falta felicidad. (Lleó)

CAPÍTULO 5

Hay quien cree que solo se crece fuera, pero aquí, se crece mucho más; y más rápido. (Merche, madre de Roc)

Se esconden porque saben lo que les espera, no son malas, son listas (Lleó)

-¿Estás bien Lleó? (cristina)
– Lo estaba hasta hace un segundo. (Lleó)

Por la calle, la gente camina sin pensar que hay personas que están enfermas. Fuera todo va más deprisa, todo parece más importante. (Roc)

¿Unas horas? Parece que le haya pedido ir a la luna… (Ignasi)

¿De verdad te has caído por la escalera? ¿No te ha dado una paliza tu padre? (Toni)

Algún día podrías venir a hablar conmigo, ¿no? (Ignasi a Toni)

A veces, me encantaría gritar lo que siento. A veces, me encantaría hablar con mi madre. A veces, me siento solo. (Roc)

Pobre cabrón, esperaba todo el fin de semana. (Lleó)

Duele cuando te pega una persona a la que quieres. (Toni)

– Los pulseras no necesitamos que vomites. (Lleó)
– Pero yo sí, lo siento. (Cristina)

Pero, a veces, tienes que pedir ayuda (Lleó)

En el hospital y en la enfermedad estamos solos, pero el hecho de ayudarnos entre nosotros nos hace sentirnos más fuerte para luchar y seguir adelante… (Roc)

Es un rollo eso de que cuando eres pequeño nadie te crea.. (Toni)

 Al final de aquel día tan largo, nos habíamos demostrado a nosotros mismos que, estando juntos, estaríamos más cerca de poder salir adelante (Roc) 

CAPÍTULO 6

Cuando llegas al hospital te sientes extraño, como un pájaro al que el cáncer, una moto, o un maldito trampolín le ha cortado las alas. Cambias la hora del patio, por la prueba médica de turno, las zapatillas que habías pedido a los reyes por una silla de ruedas; y la coca-cola por un medicamento de un color sospechoso. Pero un buen día, ese universo de pijamas y batas blancas, se convierte en tu mundo. Aquí tienes tu habitación, a tus amigos, a la chica que te gusta… incluso a un adulto que quieres como a tu padre. Te has pasado horas y horas deseando salir de aquí y, cuando por fin sales, te das cuenta de que todo sigue igual menos tú. Eso no quiere decir que ahora seamos mejores o peores, simplemente somos niños que tenemos que aprender a vivir con nuestra enfermedad y con las enfermedades de los que nos rodean. (Roc)

Quedarte solo un domingo cuando todos se van, puede ser la mierda más grande del mundo o la mejor cosa que te puede pasar. (Roc)

 Cualquier cambio en el hospital puede ser importante. (Roc)

Hay comida en todas las conversaciones, a todas horas, estoy harta. (Cristina)
Cristina, come. (Médica)

 ¡Qué marrón, Roc! (Jordi)

 No quiero mentiras, quiero la verdad. (Benito)

Y eso que era el modelo perfecto, sabía quedarme quieto, muy quieto. (Roc)

Mi abuelo siempre dice que quien no tiene inteligencia es quien acusa a los demás de no tener. (Toni)

Esta mierda es nuestra y mi mierda no me la quita nadie. (Ignasi)

Me encantó el cuadro. Hacía mucho tiempo que no me veía reflejado en el espejo, que no me veía la cara. Verme me emocionó. (Roc)

Yo tengo tanta hambre que te comería entera…No es broma. (Olga)

A veces el mundo es equitativo (Cristina)

Quizá sí, pero como tu hermana quiero que te pongas buena. Perdona si eso te molesta.(Jordi)

Y poco a poco, como siempre, el domingo por la tarde el hospital brilla y la gente empieza a divertirse. Incluso es capaz de enfrentarse a retos imposibles.(Roc)

Ganaré, ganaré este partido por él. Nunca se olvidará de esto.(Lleó)

Como siempre, no hay nada como un domingo en el hospital. El lunes ya volveremos a estar enfermos.(Roc)

Hoy no te quedarás sin memoria (Nuno)

 

CAPÍTULO 7

Se acercaba la verbena de San Juan, pero las cosas en el hospital no estaban para lanzar cohetes. (Roc)

Aquel gran hombre era un pozo de sabiduría, un pozo que desgraciadamente se iba secando poco a poco… (Roc)

Un recuerdo, tan imborrable, como conectar con un  nuevo compañero de habitación, o dar un pequeño paso que te ayude a superar tu enfermedad (Roc)

Cris había engordado dos kilos; y eso nos hacía felices a todos: a los viejos amigos, a los nuevos amigos y a los que querían ser algo más que amigos. (Roc)

Hay secretos tan evidentes que no le pasan por alto ni a un niño en coma.(Roc)

Hacían muy buena pareja, y era evidente que Jordi tenía ojos de enamorado, pero normalmente en los grupos no es el segundo líder el que se lleva a la chica. (Roc)

Porque lo más importante es tenernos los unos a los otros. (Roc)

Mi padre ya pasa de mí. No confía ni en que llegue a los 16. (Lleó)

Lo siento Toni, tú no tienes lo que tiene cris, una cosa que vuelve loco a Lleó y Jordi. (Ignasi)

Veo un tren, vosotros también estáis y unas niñas… (Adrià)

 – Te gusta Lleó (Olga)
– ¡Qué va! (Cris)
– Y Jordi también. (Olga)

Molaría que te decidieras porque a quien no te pilles tú, me lo pillo yo.

Primero un partido de basket, ahora un duelo de sillas, lo siguiente ¿qué será? ¿una pelea con navajas? (Jordi)

Llevo dos años enfermo y me queda mucho más. Cuando vuelva, seré el tío más tonto de la clase, pero ¿Sabes qué? habré disfrutado de mi tiempo aquí. Eso, si vuelvo. (Lleó)

Puede que Jordi tuviera razón  y todo aquello no fuera sobre el honor, sino sobre el amor. (Roc)

-Dele recuerdos a su novio (Adrià)
-No tengo novio, pero gracias de todos modos. (Enfermera)
-Pero lo tendrás (Adrià)

Echo de menos el cole, por eso estudio, porque lo único que me une con el cole, son estos exámenes. (Jordi)

Sé que te llamas Lleó, que tu hermana se llama Gavina, que te gusta ser el líder, que eres travieso y que te encantan los flanes; y que aún me debes 10 euros y que quieres que te deje mucho más para la pierna. (Benito)

– Cuando pierdas la memoria, lo que empezarás a olvidar serán las últimas cosas que te han pasado (Lleó)
– ¿y? (Benito)
– Yo soy una de las últimas personas que has conocido, así que seré una de las primeras personas que olvidarás (LLeó)
-Tú eres inolvidable, Lleó. (Benito)

¿No te has fijado que la gente sopla cuando le duele algo, tu padre nunca te ha soplado una herida y te ha dejado doler…? (Benito) 

La noche de san juan es tan especial, que nadie sabe con quién acabará. (Roc)

La magia de conectar con quien menos se parece a ti, la magia de recibir ayuda de quien menos te lo espera, la magia de crear un nuevo recuerdo cuando solo olvidas o la magia de saber que te deparará el futuro. (Roc)

– Yo voy a ver a Cris (Jordi)
– ¿Te has creído lo del beso? (Ignasi)
– No es por eso, le voy a decir lo de la ecuación de segundo grado (Jordi)
– Y de paso conseguir un beso de primer grado ¿no? (Ignasi)

Mi presente era tan aburrido que tenía unas ganas tremendas de saber mi futuro, así como otros, no querían olvidar su pasado. (Roc)

– ¿Qué enfermedad tiene tu competidor? (Benito)
– No sé, pero es bastante estúpido (Lleó)
Pero no creo que lo hayan ingresado por eso ..(Benito)
– Ya… Supongo que aún no es una enfermedad. (Lleó)
– No, porque si no, los hospitales estarían a reventar. (Benito)

Por un instante, aquel tren, nos devolvió a nuestra infancia robada, donde los corazones laten de emoción, los pulmones se llenan de alegría y los ojos brillan de felicidad. (Roc)

 – ¿Y tú qué pedirás? (Jordi)
– Un final feliz
(Lleó)

 La verdadera magia es ser un pulsera (Roc)

 

CAPÍTULO 8

En el hospital se hace difícil tener enemigos. Es absurdo intentar hundir a alguien que, en el fondo, navega en el mismo barco.(Roc)

Todos tenemos algún problema que solucionar: tenemos que abrir los ojos después de una noche demasiado larga, ganar una batalla contra uno mismo que se hace eterna, aclarar contra qué luchamos o recuperar la pierna que el maldito cáncer nos ha robado. (Roc)

Lo peor de todo es que tener problemas de salud, no quiere decir que no tengas los problemas que tiene cualquier niño: padres que no se quieren lo suficiente o amigos que se quieren demasiado. (Roc)

Cuando un compañero de habitación se va, notas un vacío en tu habitación y dentro de ti. (Roc)

Mucho o poco acaba marcando parte de tu vida, son y serán, personas que han dormido a tu lado en momentos duros; y sin que tú los hayas invitado y, eso, acaba marcando. (Roc)

Lleó es arrogante, egocéntrico y va de líder. Se cree muy listo pero no es más que un niño asustado. Me gusta mucho. (Cristina)

Me gusta tanto que me da miedo. (Cris)

Cuida de ti misma. Los chicos sólo son chicos. (Olga)

A ver, tú te lo sabes… Pero si, por alguna razón del universo, tienes dudas, míralas. (Lleó)

Y, aunque sea sólo por unas horas, quedarse solo en la habitación también marca un poco. Le echas de menos y quieres que vuelva pronto. (Roc)

Compañeros que vienen para unas horas, compañeros que se van para siempre. El hospital siempre es un lugar de paso. (Roc)

He investigado y la Generalitat me subvenciona 7000 euros por ser niño, cojo, pobre y cancerígeno. (Lleó)

¿Por qué no? Soy un niño. Firmaré lo que tenga que firmar. Si no, ya le diré que mi padre vendrá a pagar otro día. Fijo que cuela.(Lleó)

Tiene de todo. Tiene deditos, pié dinámico, se puede conectar al portátil. Todo lo que un niño cojo puede desear. (Lleó)

Situaciones desesperadas… (Benito)

Nadie debería ir mendigando por ahí por una pierna; y , menos, un niño. (Benito)

Me gustas. Me gustas desde el día primer día que Lleó me dijo que había una chica perfecta para ser Pulsera roja. (Jordi)

No quiero seguir haciendo exámenes ¿Sabes por qué los hacía? ¿Por qué he estado estudiando todos estos días? Sólo por ti. (Jordi)

Cuando estaba en casa nunca te veía, apenas hablabas conmigo. Pero cuando sacaba buenas notas, estabas a mi lado acariciándome la cabeza, diciendo que era un buen hijo. (Jordi)

Ya no sirve de nada ser un buen hijo, si ni tú, eres un buen padre. (Jordi)

Te pasas el día solucionando los problemas de los demás y, para nosotros, no has encontrado solución.(Jordi)

Como todo grupo de amigos, teníamos que tener nuestros enemigos. (Roc)

Perderte los primeros pasos de un amigo cuando nació, no quiere decir que no los puedas volver a ver otro día (Roc)

Lleó: Necesito una pierna
Roger: ah! Yo dos.

Vamos a conseguirte una pierna. Hoy es tu día de suerte. (Roger)

Usted es como un doctor House, pero de buen rollo. (Ignasi)

Estoy harta de estar enferma, de estar aquí, de tener miedo de mi misma. (Cristina)

Parejas en las que uno necesita cariño y el otro necesita poder darlo… La fuerza de la tristeza. 

Parejas en las que uno cree que la fuerza de la pasión conseguirá despertar al otro… La fuerza de la ilusión.

Paejas que no se caen bien, pero que saben que uno tiene la clave para resolver el problema del otro.

Parejas que tienen en común solo la relación profesional. La fuerza del deseo de curarse y la fuerza de tener la solución. (Roc)

Preferiría tener cáncer y que me cortaran una pierna. Al menos, tendría posibilidades de vivir.(Ignasi)

Me siento solo. Muy solo. (Jordi)

Siempre me estás ayudando, deja que también te ayude yo. (Cristina)

No me quiero morir, no me quiero morir… (Ignasi) 

CAPÍTULO 9

Sobre aquel maldito trampolín,  no podía pensar que, después de saltar, aquella piscina se convertiría en mi limbo particular. (Roc)

Hoy, mucho me temo que conoceré a otro de los pulseras. (Roc) 

Ignasi estaba apunto de enfrentarse a una operación a vida o muerte  y no quería compartirlo con los pulseras porque, aunque se esforzaba en parecer un capullo, Ignasi, era un gran amigo. (Roc)

 Un pulsera capaz de vivir en silencio el momento más complicado de su vida. Un vida que, ojalá, no se acabe hoy. (Roc)

En un hospital, nadie sabe lo que puede pasar. Tanto los miedos como los sueños, son cosas que se llevan por dentro. (Roc)

Cuesta hablar cuando el reto es tan personal, cuesta pedir ayuda a los amigos. En ocasiones, incluso, cuesta decir cualquier cosa. (Roc)

Esto es ya una crisis total de pareja. (Ignasi)

A mí me operan dentro de dos horas y no estoy para fiestas. (Ignasi)

Me gusta levantar la mano, es como más de reunión. Me hace sentir más importante. (Toni)

Sólo tienes que decir la verdad. (Toni)

No hace falta que digas la verdad, yo creo que lo mejor es que te inventes algo. (Toni)

Yo, a veces, tampoco tengo muchas ganas de hablar. (Toni)

Cris ¿Quieres quedarte un rato conmigo? (Ignasi)

Pero si tú me gustas, me pareces muy guapa. (Ignasi)

 La verdad es que te he tratado tan mal en el cole, que no entiendo porque te portas tan bien conmigo. (Ignasi)

 -Te prometo que, si vuelvo al cole, conseguiré que te traten de otra manera (Ignasi)
-¿Cómo que si vuelves? (Rodri)

Pues yo creo que si a ella le gustaba tanto celebrar tu cumpleaños, quizá deberías celebrarlo. (Benito)

-Espero que no te equivoques, Jordi (Cris)
-No, no me equivoco. Cumplir años es importante y puede que sea complicado poder cumplir más. (Jordi)

Un lugar secreto, lleno de silencio. Un lugar de espera. (Roc)

Vamos, conseguiremos que hables, ¡cruel vampiro! (Toni)

– ¿Me estoy muriendo, Roc? (Ignasi)
– Sí, te estás muriendo. (Roc)

¿Eres mi amigo? (Ignasi a Roc)

 Nunca me acostumbraré a que se vaya alguien a quien quiero. Creo que nunca estamos preparados. Nunca. (Roc)

Te queremos mucho, aunque seas un poco capullo. (Toni)

CAPÍTULO 10

Todos estábamos muy tocados, tan tocados que no sabíamos como reaccionaríamos. Lo peor es que no te puedes ir, tienes que pasar la muerte de tu compañero en el mismo sitio donde ha sucedido. Y necesitas diferentes fases para poder superarlo. (Roc)

Dicen que hay 5 fases de duelo para afrontar una pérdida. Nuestro grupo estaba a punto de empezar la primera: Negación. (Roc)

 No quiero ayuda y, menos, de quien no le supo curar. (Lleó)

Seguiréis siempre juntos, el hará eterno a este grupo. (Benito)

¡No te flipes, Jordi! Se ha despedido de nosotros pero no era vidente. (Lleó)

Quizá el cambio de fase empieza cuando te das cuenta de que hay gente que puede que esté peor que tú. Entonces, es cuando la ira personal da paso a otro sentimiento. A veces, te olvidas del dolor de los demás y sólo te centras en el tuyo. (Roc)

Casi siempre los que se van, están más preparados que los que se quedan. Los que se quedan, sufren, no saben qué hacer y los que se van, muchas veces, no saben como ayudar a los que se quedan. (Roc)

Todo es complicado en la muerte y en la vida. (Roc)

Perder a un pulsera es duro; perder a dos… (Toni)

 Yo no tengo la culpa, no me haréis sentir culpable. (Jordi)

Y lo peor de todo es cuando la persona que se queda, no sabe que el otro se tiene que ir. (Roc)

 Quizá, la fase de negociación, también era necesaria en las despedidas de la vida. (Roc)

 Ninguna enfermedad, por dura que sea, provoca un dolor comparable a la pérdida de un amigo. (Roc)

Formar parte de los pulseras cambió a Ignasi. Nunca lo había visto tan feliz y sé que fue gracias a vuestra amistad.  (Lourdes)

No sabía muy bien que hacer con la pulsera, pero ahora veo, que lo tenéis que decidir vosotros. (Lourdes)

No tiene sentido, pero ha pasado. (Benito)

¡Soy un niño, un puto niño! (Lleó)

Adiós pulseras, ¡Hasta pronto! (Lourdes)

Quiero quedarme hasta que esté curado. Ni más ni menos tiempo. Y no quiero huir que es lo que noto que hago ahora.  No quiero huir de la muerte de un amigo que me quería. (Jordi)

CAPÍTULO 11

Uno de los momentos más tristes de mi vida, se acababa de convertir, de golpe, en uno de los más felices. (Roc)

Hay enemigos que actúan como grandes amigos. Personas que se quieren, pero las quieren separar. Y otras que no se quieren lo suficiente y, aún así, se juntan. (Roc)

Me sentía diferente desde el día que había cantado. Me sentía un poco estrella. Como si de golpe fuera alguien diferente al chico en coma que todos conocían. (Roc)

Deseaba ser normal, normal en un hospital(Roc)

Deseaba volver a cantar. Cantar para que mi madre me oyera. Cantarle una canción a ella como cuando ella me cantaba tantas canciones de cuna cuando yo era pequeño. (Roc)

Mi abuelo decía que el mundo era un poco mejor cuando sonaba un villancico. Por eso mi madre me los cantaba de pequeño. (Roc)

¿Me darías un riñón? (Bruno) + Claro, tengo tres ¿no? (Toni)

También notaba y sentía mi miedo. Mi propio miedo. (Roc)

Notaba el dolor en la cabeza, notaba el beso de mi madre, notaba el apoyo de los otros pulseras. Lo notaba todo. (Roc)

Encima a Roc le va a explotar la cabeza. (Lleó)

¿Y me cuentas primero lo del beso y luego lo de tu amigo en coma? (Roger)

Yo creo que hoy nadie está del todo bien. (Toni)

¿Sabes qué es lo mejor? Que aunque yo lo olvide, tú siempre te acordarás. Y eso me hace muy feliz. (Benito)

Yo, a veces, también pienso que me estoy perdiendo muchas cosas de fuera, y tú me las devuelves. (Benito)

Otros pulseras se dieron cuenta de lo complicada sería la vida cuando salieran del hospital. (Roc)

El dolor, a veces, no proviene del corazón sino de las personas que tienes a tu lado. (Roc)

CAPÍTULOS 12

Estaba apunto de operarme y tenía miedo, porque siempre sabes como entras en un quirófano, pero nunca como saldrás. (Roc) 

Hay algo que no quiero que olvide. El miedo puede frenar, pero también puede ser un motor. (Álex)

Nuestro compañero Toni oía, en su interior, a nuestro amigo Roc que hace dos años que está en coma… Seguro que nos van a creer… (Lleó) 

¡Qué imbécil que eres a veces! (Cris) 

A veces, no hay quien te aguante, Lleó. (Cris)

– Yo me quedo aquí hasta que me reconozca (Lleó)
– Lleó, no funciona así (Nuno)

A Lleó le encantará oír que tenía razón (Cris)

¿Se pueden tener alas si no eres un ángel? (Toni)

– Tendrías que creerme… (Toni)
– ¿Por qué dices eso? (Mir Josep)
– Porque yo no sé decir mentiras. (Toni)

Es la mejor noticia que me podías dar ¡La mejor! (Jordi)

Eso quiere decir que ya estas casi curada, y eso es más importante. (Jordi)

Tú no me quieres. (Jordi a Cris)

– Se acabó este cuento de hadas ¿Alguna vez ha sido real? (Jordi)
– Es que no lo sé… (Cris)

Yo no sabía si Álex era mi ángel de la guarda. Lo que sí sabía es que la fidelidad de un amigo y las ganas de creer de un médico, me acababan de salvar la vida. (Roc)

Me sentía más fuerte que nunca, no solo me había quitado el maldito coágulo, sino que los pulseras estaban preparando un concierto en mi honor y eso me hacía muy feliz. Porque no hay nada mejor que sentirse querido aunque, a veces, no todo el mundo nos quiere como nos gustaría. (Roc)

 CAPÍTULO 13

Desde la muerte de Ignasi, mi vida se había convertido en una auténtica montaña rusa.De la ilusión de cantar pasé, de golpe,  a la angustia de una operación a vida o muerte. Y cuando parecía que todo había salido bien, otra vez hacia abajo. La insistencia de un amigo y las ganas de creer de un médico me acababan de salvar la vida. (Roc)

La verdad es que Álex se comportaba como un ángel de la guarda y, a veces, Toni también. (Roc)

De pie soy alto y con pelo, mucho más atractivo. (Lleó)

Hay cosas que están predestinadas, pasen donde pasen. (Lleó)

–       ¿Así que crees en el destino? (Cris)
–       No, creo en lo que siento. Y siento que, a veces, las cosas no podrían pasar de otra manera. (Lleó) 

Pues me alegro por ti. (Lleó)

Hay días en el hospital en los que todo cambia. En los que todo deja de ser igual. Como un antes y un después. El día empezaba y, aunque no lo sabíamos, a partir de aquel día, no volveríamos a ser los mismos. (Roc)

Es lo normal, aquí cuando la gente se cura, se va. (Lleó)

No me quiere, está enamorada de ti, por eso me ha dejado. (Jordi)

No me culpes de tus mierdas. (Lleó)

Si tarda tanto en contestar… es que no va bien. (Toni)

Siento no poderos dar una buena noticia. (MIR Josep)

Está muy malo, no sabe a nada ¿Quieres un poco? (Toni)

Y ahora ¿Qué te pasa? Te vas, tendrías que estar contenta. (Jordi)

Formar parte de los pulseras, no solo me ha hecho sentir acompañada. Vosotros hacéis que no me sienta como una enferma. (Cristina)

No nos abandonas, sólo estás tirando adelante. (Jordi) 

Es hora de que yo también me enfrente a la vida real. Salir a la calle sin pierna tampoco será fácil. (Jordi)

Aquí soy uno más, fuera hay que ser valiente. (Jordi)

Yo soy de los que creen que las cosas, normalmente, son lo que parecen; y siempre acierto. (Roger)

Decidirse a querer es complicado para todos. Tienes que arriesgarte, Lleó. (Mercero) 

– Siempre he pensado que hay dos posibilidades: o despertarme o morirme. ¿Qué cree usted? (Roc)
-Yo creo que la vida es para arriesgarse. (Benito)

Yo no me veo como el imprescindible… (Roc)

– No, el líder. Si creo que yo seré el líder. (Roc)
– El líder soy yo. (Lleó)
– Ya pero podría ser yo, porque ahora estoy aquí, nos lo podíamos replantear… (Roc)

Tengo la sensación que los pulseras volverán a estar juntos algún día. (Roc)

– Quizá la próxima vez (Lleó)  + Sí, la próxima vez. (Cris)